sábado, 1 de diciembre de 2012

La falacia de la libertad


estatua-libertadEsta muy de moda pensar que uno es completamente libre y que puede hacer exactamente lo que se propone. Todos tenemos miles de experiencias en las que se demuestra que esto es falso.

Muchas veces nos hemos propuesto estudiar pero lo hemos abandonado porque nos ha apetecido más otra cosa. También nos hemos propuesto dejar de fumar y no lo hemos conseguido.
Ahorrar un poco de dinero pero lo hemos gastado en esa prenda de ropa que tanto nos gustaba. Nos hemos propuesto llevarnos bien con esa persona pero nos ha sacado de nuestras casillas y le hemos gritado.

Y podríamos poner miles de ejemplos. ¿Porqué no somos plenamente libres? La respuesta es sencilla, somos mucho más débiles de lo que nos pensamos. En cierto modo muchas veces nos dejamos llevar por el estado de humor, la pereza, nuestro carácter agresivo, la ansiedad, los bajones emocionales, los miedos, las fobias, el cansancio, la depresión, etc.

Por lo tanto, si la verdadera libertad consistiera en poder elegir entre un montón de cosas los ricos serían los más libres. Pero lo cierto es que somos más libres en la medida en que conseguimos dominar nuestros


No hay comentarios:

Publicar un comentario