miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿Qué es el respeto?

Definir el respeto es algo que nos lleva a cuestionarnos nosotros mismos. Ante todo respetar comprende ver al otro en su integridad personal y ética. De hecho la definición del término, deriva de la palabra latina respicere es decir, volver a ver una cosa por segunda vez, algo así como reparar de otra forma en ella. Consiste en un agregado de orden moral y ético hacia el otro. Respetar a alguien significa, corresponder positiva y francamente hacia esa persona, de modo que considere digna en su relación con nosotros.

El trato basado en el postulado del respeto, implica una consideración en un concepto alto por cuanto el otro significa en su relación con nosotros. El respeto está ausente de los defectos derivados de creencias sociales, religiosas, culturales, políticas o de cualquier otro tipo que enrarezcan la distancia y el valor en que tenemos por esa persona. Cualquier viso de maltrato, humillación, degradación e irrisión del otro, deben estar ausentes de un trato basado en el respeto.

Para entender el tipo de relación que se cimenta en el respeto, existen dos distintos principios éticos:
―El principio autónomo individual, entendido este como la libertad, o libre albedrío con arreglo a sus decisiones o actuaciones individuales de cada uno, que debe ser aceptado por el otro.
―Principio de protección de los derechos de vulnerabilidad, según el cual se debe respetar a las personas con debilidad relativa o absoluta con respecto a los demás; dentro de este principio, dejando de lado cualquier atropello o abuso por una de las partes.

El respeto es también una virtud moral puesto que lleva implícito, dos componentes fundamentales:
―El respeto por miedo o jerarquía, entendido este como la aversión o temor a las circunstancias que comportan la relación con el otro. Por ejemplo: el miedo a los padres o superiores, que en personalidades en conflicto, pueden derivar en complejos de inferioridad.

―Por escaso o abuso en la jerarquía: el uso del respeto que manifiestan los otros hacia alguien, algunas veces deriva en abuso de parte del respetado. Dentro de esta relación, debe imperar un orden preestablecido de tolerancia dentro de unas normas éticas sin detrimento de los derechos ni la dignidad de los otros.

En el amor profundo, el respeto es fundamental, pues aceptamos, entendemos y respetamos a la persona amada. Un amor donde falta el respeto no puede considerarse amor, pues una de las partes, trata a la otra con desprecio por lo que implica esta persona en su totalidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada