jueves, 29 de noviembre de 2012

¿Qué es el amor y qué es enamorarse?


ternura¿Por qué es distinto el enamoramiento del amor real?

Alguna vez nos hemos preguntado que diferencia existe entre el enamoramiento y el amor. El amor, y todo cuanto que con el se relaciona, parece obedecer a cierta lógica.
Pensamos que es lo mismo, pero no es así, tienen diferencias fundamentales en su carácter.

Enamoramiento

En el momento en que conocemos a alguien que nos gusta, la atracción que sentimos puede trastornar nuestra manera de ver las cosas. Este estado, es el típico retrato que el cine ha hecho del enamoramiento: esa persona que parece distinta a todas, sea por sus características físicas o por su personalidad y que en el momento de estar con nosotros, el tiempo parece detenerse, y justo en ese momento, el mundo y sus alrededores no importan.

¿A qué se debe esto? Puede explicarse por la elaboración del arquetipo de pareja ideal que hemos venido construyendo en nuestro inconsciente a través del tiempo. Esa persona es la de “nuestros sueños”, una muy parecida a la del pensamiento platónico pero que nada tiene que ver con la realidad. Durante ese estadio del amor pasajero, hay una sensación gratificante de plenitud y alegría; se ve el mundo con otros ojos, esta es la droga que el amor inyecta en nuestro cerebro: las endorfinas, sustancias que dan al sistema nervioso un estado momentáneo de placer.

Este estado, es crucial para seguir al siguiente, el amar. Depende directamente de la madurez emocional del otro, que puede ver que su “príncipe azul” o su “mujer perfecta”, se van poco a poco marchitando hasta desaparecer. En realidad cuando en alguien se produce ese “enamoramiento”, es en el fondo un mero espejismo, una idealización del prototipo en el que queremos proyectar nuestros sentimientos más profundos.

Justo ese momento es el crucial para decidir si esa persona es la indicada. Al pasar el torbellino de la atracción, vendrá la hojarasca de la desilusión y entonces la verdadera persona se revelará ante nuestros ojos. Al verla tal cual como es, con sus reales defectos y virtudes, sus malos hábitos y sus cualidades, al aceptarla así, daremos el paso al siguiente estadio: el amar.

Al contrario de lo que la cultura popular ha enseñado, el amor real, el autentico, no es de ninguna manera ciego. El amar, como todas las experiencias importantes en la vida, está basado sobre todo en el conocimiento. Al atravesar por el primer periodo de encaprichamiento, de obsesiones, de fijaciones y delirios, la persona la empezamos a ver con sus debilidades y fortalezas. Ese proceso es el que empieza a forjar el amor.

“Me he decepcionado. No es perfecta(o)”, nos decimos un día cualquiera, con gran desilusión, pensando en que probablemente saldremos con el corazón roto, y romperemos, sin querer o no, el ajeno. Si hemos compartido el tiempo suficiente con esa persona, vivimos momentos íntimos en todos los sentidos, aceptamos su silencio, su mal carácter, sus defectos físicos, su condición social y sus carencias, se empezará a despertar un sentimiento en nosotros que va más allá de la simple amistad.

Para amar verdaderamente tenemos que convivir con esa persona, pasar muchos instantes juntos para conocerla profundamente, con suerte, mejor que a nosotros mismos. Es imposible por tanto, amar a alguien al que no le interesamos: el amor verdadero, que en su esencia más honda es una amistad que va más allá, no se mendiga ni se exige, simplemente es.

Algunas veces, la confusión fundamental entre enamoramiento y amor, puede deberse a varios motivos:

― Confusión de los verdaderos sentimientos hacia esa persona
―Baja autoestima o necesidad de sentirse protegido, entendido o aceptado.
―Amistad sincera que podríamos interpretar erróneamente como atracción.

Encontrar a la persona indicada, no es tarea fácil, pero si somos conscientes de nuestras limitantes y de lo que podemos ser capaces de entregar al otro, con paciencia lograremos construir relaciones fructíferas, y no nos ataremos a amores malsanos, pasajeros, que en el fondo traerán solamente sinsabores y debilitamiento de nuestra seguridad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada