jueves, 29 de noviembre de 2012

El amor en Casablanca


casablancaLa era dorada del cine clásico en los años cuarentas, dio grandes filmes que exaltaron los sentimientos de muchos enamorados. En 1942 en plena Segunda Guerra Mundial, se presenta al mundo un filme que vendría a ser la perfecta historia de amor y de guerra. A fines de 1941, para ser más precisos el 7 de diciembre, Japón bombardea el puerto norteamericano de Pearl Harbor, en el Pacífico. El presidente Roosevelt, decide que es la hora de tomar partido contra el fascismo europeo y Estados Unidos se declara en pie de guerra. En Marruecos, dominado por la Francia de Vichy, que apoyaba el régimen de Hitler, se sucede la historia dirigida por Michael Curtis. La pareja del momento eran Humprey Bogart e Ingrid Bergman. El aspecto trágico y viril del actor norteamericano junto al rostro angelical y melancólico de la gran actriz sueca, daban un equilibrio perfecto al argumento teñido de un lirismo épico.

Una pareja de miembros de la resistencia francesa Victor e Ilsa, tienen como punto de reunión clave un café en Casablanca, Marruecos. Rick Blaine es el propietario del café donde la pareja pretende conseguir un salvoconducto para cruzar en barco hacia América. Sin embargo Rick e Ilsa, antes habían tenido un romance en París; de repente le abandona dejándole solo una carta… El azar los reúne de nuevo en circunstancias distintas: Rick ahora tiene el destino de los dos en sus manos. Al enterarse los nazis de que el mensajero portador de las cartas de autorización es asesinado, empieza la búsqueda de los ladrones del documento.

El propietario de un hotel, un tal Ferrari, les advierte que solo uno puede salir del país; igualmente Rick, les dice que la única forma de huir es que uno solamente lo haga: aunque en el fondo esto lo hace por rencor hacia Ilsa por haberle dejado. Una noche tras una emotiva celebración del himno francés, los alemanes deciden cerrar el local bajo el pretexto que los locales no rinden el debido respeto al Reich. Al cerrar el local, Ilse y Rick se quedan hablando. Ella intenta persuadirle de la importancia de que su esposo lleve a cabo su misión en la resistencia.

Rick, planea entonces una treta para engañar a los alemanes y permitir a la pareja que huyan en un avión con destino a Lisboa. Antes de partir ella se despide de Rick en una escena entrañable del cine y el avión despega, justo al tiempo que el mayor Strasser arribe para impedirlo. El oficial nazi intenta pedir ayuda para detenerlos, entonces Rick le dispara y lo mata. Renault, el capitán francés colaboracionista, sin embargo, no hace nada para detenerle porque conoce el sentimiento íntimo que ha movido a Rick a hacer lo que ha hecho. Desde ese instante, entre Rick y el capitán Renault se forja una amistad basada en el secreto. Cuando el avión va rumbo a Portugal, Rick le dice a Renault: “Louis, creo que este es el comienzo de una gran amistad…”

Casablanca Trailer




No hay comentarios:

Publicar un comentario